Mar. May 18th, 2021

Info Sociedad

Portal de Noticias Alternativas

La Bronquiolitis: El inicio de una epidemia entre los más pequeños

Seguramente tienes algún familiar o amigo que acaba de ser padre o madre y te ha contado que su hijo ha pasado una Bronquiolitis hace poco y que menudo problema y disgusto se han llevado, ya que el niño no duerme, está incómodo, no come bien, etc.

No es común que tantos niños sufran la misma infección vírica, de manera tan sistemática y con un orden casi predecible. El caso de las bronquiolitis, es un caso muy peculiar y no debería dejar indiferente a nadie, ya que, según informa la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría (SEUP), integrada en la Asociación Española de Pediatría (AEP), un 20% de los niños menores de un año sufre esta infección, que llamamos bronquiolitis.

La realidad de la experiencia es que parece que sea un 80% mas bien, ya que según fuentes de este portal, de cada cinco parejas de amigos, o conocidos, cuatro de ellas han pasado por la bronquiolitis con su bebé. Es alarmante y estoy seguro que el número de casos es mucho mayor al 20%, al menos en algunos entornos.

Cuadro informativo sobre la bronquiolitis
Cuadro informativo sobre la bronquiolitis

Según las palabras del Presidente de SEUP, el Doctor Francisco Javier Benito Fernández, “estamos ante el inicio de lo que llamamos la epidemia de los niños más pequeños, ya que esta enfermedad afecta principalmente a los niños menores de dos años. Y es que hay un incremento importante del número de casos atendidos en las consultas de atención primaria y en los servicios de urgencias hospitalarios”.

También recuerda “creemos que es el momento de que las organizaciones sanitarias, cuenten con los pediatras para buscar mejoras y aprovechen todos sus recursos para dar respuesta a la Bronquiolitis Aguda”.

Cabe destacar, que al tratarse de una enfermedad producida por un virus, no existe un tratamiento indicado, ni medicamentos útiles para combatirla de forma eficaz, ni siquiera los utilizados para el asma funcionan con la bronquiolitis aguda, a pesar de que ambas enfermedades tengan algún parecido. Esto significa que si tu hijo tiene un inicio de bronquiolitis lo que debes hacer es, según la SEUP, “incrementar el confort del niño, con limpiezas de las secreciones nasales y algún antitérmico cuando tenga fiebre, sino no. La curación puede alargarse hasta 2 o 3 semanas y únicamente los niños que son hospitalizados, necesitarán ayuda con aparatos para respirar mejor”.

Aquí queda en evidencia que el famoso “ventolín” que prácticamente recetan a todos los niños, no solo no es efectivo, sino que puede inducir problemas de asma a futuro, siendo su uso totalmente contraproducente en la mayor parte de los casos, sobre todo en niños que no han sido hospitalizados donde el riesgo es mínimo.

Suministro de ventolín a un bebé
Suministro de ventolín a un bebé

Según María Ángeles Martín, pediatra del Hospital Quironsalud Valencia, “se debe evitar el contacto del niño con familiares que presenten una infección respiratorio o catarro, si esto no es posible, evite toser cerca del niño y lávese las manos con agua y jabón antes de cogerle. También se deben evitar aglomeraciones como centros comerciales o guarderías”.

También señala de forma acertada y tal como advertíamos antes que “en ocasiones se indican broncodilatadores aunque su uso en la bronquiolitis es muy controvertido, ya que no ha demostrado eficacia en la mayoría de los casos”.

Por otro lado, la doctora Adalgisa de Caro, pediatra del Hospital Quironsalud Murcia, “Los síntomas de esta infección pueden variar mucho y suele comenzar como un resfriado, como moco nasal, tos y a veces fiebre. Después de uno o dos días, la tos empeora y el niño tiene una respiración más agitada”.

Sin lugar a dudas, estamos ante un fenómeno que preocupa a los padres y que pone en peligro a los pequeños, sobre todo, cuando el tratamiento y la manera de gestionar la infección no es la correcta. La bronquiolitis aguda, suele remitir pasados entre 7 y 10 días en el mejor de los casos, lo mejor es cuidar al pequeño y no utilizar ni “ventolín”, ni broncodilatadores, ni ningún otro fármaco, (salvo si tiene fiebre) pues como hemos dicho, es una infección vírica y no tiene tratamiento específico.