Mar. Oct 26th, 2021

Info Sociedad

Portal de Noticias Alternativas

El movimiento de los “Chalecos Amarillos” de Francia al detalle

Uno de los eventos sociales mas importantes de los últimos años no ha tenido ni está teniendo ninguna repercusión mediática, ni está apareciendo en los medios, ni siquiera los grandes líderes políticos o grandes personajes de los medios o el deporte, están hablando de ello.

Se trata del movimiento de los chalecos amarillos, o “Mouvement des gilets jaunes” en Francés, país donde se origina, en Octubre de 2018, el cual surge como una protesta amplificada en gran parte por las redes sociales en la que se llama a la gente a manifestarse en contra del alza en el precio de los combustibles, la injusticia fiscal y la pérdida de poder adquisitivo de la población. El movimiento se caracteriza por ser espontáneo, transversal y sin ningún tipo de portavoz o conjunto de líderes oficiales.

En su inicio, se centró en el rechazo global al alza del impuesto sobre el carbono, pero rápidamente se diversificó en otras causas como el incremento del poder adquisitivo de las clases medias y bajas, la renuncia del presidente Emmanuel Macron o la creación de un referendo de Iniciativa Ciudadana.

Barricada en las calles de Francia

El movimiento se centró en crear bloqueos de carreteras y rotondas, de forma pacífica y determinados eventos nacionales, que han tenido lugar todas las semanas en los sábados desde el 17 de Noviembre de 2018. La gente se empezó a unir y poco a poco llegó a tener una representación masiva que llevó el movimiento a las ciudades mas grandes de Francia.

Desde el inicio de las manifestaciones, hasta 6.400 personas han sido detenidas por la policía y 2.100 han resultado heridos, según datos del Ministerio de Interior. Se han reportado hasta 500 casos de abusos policiales, entre los cuales se encuentran 22 manifestantes que han perdido un ojo, 5 que han perdido una mano o 210 que han sufrido heridas en la cabeza.

Batalla campal en París durante una protesta

Lo que ha hecho estallar todo esto, en términos generales es el abuso de poder de las instituciones y la clase dirigente, pero de forma muy concreta, el precio que los consumidores tienen que pagar por el diesel y la gasolina, que aumento en un 23% y un 15% respectivamente entre Octubre de 2017 y Octubre de 2018.

Además, los Franceses se han venido dado cuenta de que trabajan para los bancos y para el gobierno, y estos en última instancia para los Bancos Centrales y sus élites, lo que les lleva a tener una renta familiar mas baja, sufrir el aumento de las contribuciones de la seguridad social y soportar más gravámenes sobre los ingresos de capital.

Fuertes enfrentamientos entre la Policía y los “chalecos amarillos”

Las protestas han sido silenciadas por los medios de comunicación de medio mundo, restando protagonismo al movimiento y ocultando al resto de Europa y del mundo la realidad que está viviendo un país a la cabeza de los paises desarrollados y punteros en el mundo. Estamos hablando de Francia, no de cualquier país lejano de Afríca, o cualquier otro país sin un gran papel en el mundo global y su evolución.

A esto, se le suma la gran acción policial, desmedida en muchas ocaciones y brutal en otras, contra los integrantes de este movimiento que apoyan las manifestaciones cada sábado. La restricción de libertades, la opresión del estado y el totalitarismo de puntillas que se vive en Francia es preocupante, teniendo en cuenta que se han llegado a desplegar hasta 89.000 policías durante uno de sus actos, además de vehículos blindados.